Comunicado de los rectores de la ACUP ante la sentencia a los líderes independentistas

Somos universidades públicas catalanas, instituciones que compartimos el firme convencimiento de que hay que defender el derecho a la libertad de expresión y la confrontación de ideas. Con esta premisa, y ante la excepcional situación política que vivimos en Cataluña, queremos manifestar a la opinión pública cuál es nuestra posición.

El día 24 de marzo de 2018 los máximos responsables de las universidades públicas catalanas emitimos un comunicado en el que manifestábamos nuestro profundo malestar por los encarcelamientos de varios dirigentes y cargos políticos catalanes y afirmábamos que privar a esas personas de libertad era un error, y que había otras vías para afrontar la situación que vive Cataluña.

Hoy, día 14 de octubre de 2019, hemos conocido la sentencia judicial, y tal y como hicimos ese día, queremos reiterar nuestra indignación por la situación que se vive en Cataluña, así como nuestra preocupación por las circunstancias personales que viven las personas afectadas por la sentencia.

Como hemos expresado en otras ocasiones las universidades apostamos, en todo momento, por el diálogo como vía de resolver los conflictos; un diálogo en el marco de la cultura de la paz y contrario al uso de cualquier tipo de violencia. Fomentar el diálogo es una característica propia de la universidad, y la historia nos demuestra que es el mejor camino para solucionar los conflictos políticos y sociales.

Las universidades somos comunidades formadas por personas con una considerable diversidad ideológica, en las que todas las ideas y manifestaciones tienen cabida, lo que conlleva que se generen distintas valoraciones de la situación actual. Con todo, constatamos, nuevamente, la necesidad de que los problemas políticos pasados, presentes y futuros, se resuelvan por la vía política y no terminen de forma sistemática en la vía judicial.

En ese sentido, hacemos un llamamiento a todos los actores políticos a renovar los esfuerzos para buscar lo más rápidamente posible una salida al conflicto político que vivimos, que pueda ser asumida por una amplia mayoría de la ciudadanía catalana. Solo mediante el reconocimiento y el respeto del otro y de su derecho a defender sus ideas, siempre de forma democrática y pacífica, podremos encontrar el camino de salida a un conflicto que en ningún caso debemos permitir que se convierta en crónico y pueda acabar causando fracturas sociales irreversibles.

Finalmente, queremos hacer sentir a las personas afectadas por la sentencia, algunas de las cuales están o han estado vinculadas a nuestras universidades, nuestra solidaridad en estos momentos tan difíciles para ellas y para sus familias y amistades.

Barcelona, Girona, Lleida, Tarragona, 14 de octubre de 2019