Serious games aplicados al sector turístico

Seguramente, alguna vez os habéis preguntado si los videojuegos tienen otras aplicaciones, además de hacernos pasar un buen rato. La respuesta es que sí, a través del fenómeno conocido como gamificación. En este artículo de ENTI-UB os explicamos en qué consiste, centrándonos en un ámbito concreto: el turismo.

La gamificación es una técnica de aprendizaje que traslada la mecánica del juego a los ámbitos educativo y profesional, con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos, mejorar habilidades o llevar a cabo acciones concretas. El concepto de gamificación acoge diversas disciplinas, ya que se puede aplicar no solo al campo del entretenimiento, sino también a la educación, la salud, el bienestar y el turismo. Actualmente, vivimos en una sociedad digitalizada, que no solo hace uso de los videojuegos como diversión, sino que a través de variantes como los serious games hemos encontrado soluciones que motivan y mejoran la experiencia de los usuarios. Los serious games son un tipo de juego centrado en el aprendizaje, que suele estar diseñado para profundizar en un tema concreto mediante el juego. Se centran en la capacidad de retener y aprender del jugador, aplicando lo que ha aprendido en el juego en su realidad. 

Los videojuegos, y especialmente los serious games, ejercen una fuerte influencia en un sector con un importante peso en la economía de muchos países, como es el turismo. El uso de la gamificación como metodología para integrar mecanismos lúdicos que permitan reforzar la calidad de una experiencia se constata en el sector turístico, a medida que este evoluciona y se vale de las TIC para responder a las necesidades de sus clientes, mejorando la personalización y la flexibilidad de sus servicios. Por ejemplo, la participación del consumidor con opiniones y compartiendo su experiencia personal con otros turistas amplía su interacción con el sector turístico

Pero, ¿en qué sentido influyen los videojuegos en el ámbito turístico? Son muchas las variantes, una de ellas por ejemplo las rutas turísticas guiadas que se hacen a través de entornos virtuales, juegos en los que el jugador casi sin darse cuenta va conociendo la riqueza turística de una zona, mediante una serie de juegos que ponen en valor el atractivo cultural.

Cuando un jugador empieza un videojuego, sin ser del todo consciente ya está empezando a entrenar multitud de habilidades que mejoran su capacidad de concentración, respondiendo a una gran cantidad de estímulos e información. Esto hará que mejore su creatividad, entrenando su capacidad de tomar decisiones y resolver problemas muy rápidamente, en un entorno seguro y agradable en el que es el protagonista

En este contexto, la industria de los videojuegos y los serious games, cuenta con un producto que responde a cualquier necesidad formativa. La importancia de recibir una formación universitaria de calidad permite a los futuros profesionales del sector ser capaces de desarrollar creativa y técnicamente todo lo que el videojuego necesita para cumplir su función.

Existen diversos ejemplos de gamificación aplicada al ámbito turístico, como por ejemplo una aplicación para controlar la cantidad de alimentos que hay en la nevera de una cocina profesional, otra para personalizar los cócteles según las preferencias del cliente, o un juego para hacer más amenos los tiempos de espera entre el servicio del primer y segundo plato en un restaurante. Estas son solo algunas de las ideas I+D que surgieron durante la tercera edición de Serious games for Hospitality, un evento que reúne alumnos de ENTI-UB con agentes del sector hotelero y turístico en Cataluña.

Y es que en ENTI-UB se aprende “haciendo”, ya que seguimos un modelo experiencial que no distingue teoría y práctica. Eso hace que nuestros alumnos trabajen con una base real, gracias a proyectos concretos que les mantienen en contacto directo con nuestros colaboradores del sector. Si quieres conocer toda nuestra oferta formativa ¡Visita nuestra página web!