Tin Toy el gran salto hacia el infinito y más allá

En 1988 Pixar estrenó Tin Toy, un pequeño cortometraje donde el protagonista es un juguete nuevo. Llega a un hogar desconocido. Todo parece muy tranquilo hasta que llega un bebé que lo rompe todo. El corto intenta poner al espectador bajo la mira de Tin, el juguete. Por lo tanto, su perspectiva es que el bebé es monstruoso i lo rompe todo. Tin huye corriendo y se esconde bajo la cama donde ve que más juguetes como él se hallan en la misma situación. ¿Qué hará Tin? ¿Qué hará el Bebé? ¿Lo cogerá? ¿ Se unirán para derrocar al malvado recién nacido? Esto solo se sabrá si se mira el corto.

¿Pero por qué fue tan importante este corto? John Lasseter, ex director de Pixar i ex animador de Walt disney Studios tenía una cosa muy clara. Quería diferenciarse de Disney y no quería que fuera un musical. Por otro lado, se había propuesto alejarse todo lo posible del estilo más tradicional del a compañía. Tampoco quería repetir el estereotipo que tantas veces adopta Hollywood en sus películas, el bueno y el malo. Por lo tanto, con todo esto comenzó a pensar en una nueva historia que fuera diferente. Y empezaron a pensar en juguetes. Era un recurso que no se había utilizado aún en el mundo del cine y que daba mucho juego.

Tin Toy fue el primer personaje que marcó un antes y un después en el mundo de la animación 3D. Fue primer personaje con brazos y  rodillas flexibles, realistas. Utilizaron superficies para darle volumen y también controladores faciales que se animaban digital mente. Aun así, para Pixar fue todo un reto conseguir que el personaje fuera caricaturesco en comparación con el bebé que sale en el corto. Aún con toda la tecnología del momento, se intentó que el niño tuviera un aspecto realista en comparación con Tin, el juguete. Todo ese esfuerzo dedicado por Pixar tuvo su recompensa cuando ganaron el Premio de la Academia a Mejor Cortometraje de Animación.

Por otro lado, todo esto les dio el gran pretexto para poder explotar la idea de Tin Toy y llegar a hacer Toy Story donde se planteaba que una vez los niños marchan de casa los juguetes cobran vida. En Toy Story pudieron aplicar todo lo que habían aprendido del cortometraje. Fue muy importante por qué en 1995 se estrenó y fue la primera película realizada íntegramente con animación en 3D, y la más taquillera también. Tanto es así que actualmente están dando las últimas pinceladas a la nueva película de Toy Story 4. Tanto en el corto como en Toy Story utilizan el recurso de estar «dormidos o sin vida» mientras están con los niños/as pero cuando están solos pueden ser ellos mismos. Para eso lo que hacen es que los personajes abran los ojos con una mirada totalmente hierática, es decir, sin vida.

Pixar siempre ha utilizado elementos del corto o personajes para incluir-los en sus películas. La entrañable protagonista de sonrojadas mejillas aparece también en la película de Toy Story 2. En el momento que los juguetes están haciendo zapping en la tele se puede ver un cameo de Tin Toy.

Aun así 31 años son muchos años tecnológicamente hablando. Desde la tecnología que utilizaban hasta la actualidad hay muchos cambios. Actualmente los estudios de Disney están trabajando para reducir las horas de trabajo, aplicando, así, la realidad virtual mientras se anima. Aquí también se aplican físicas y el personaje se puede articular como un juguete, cosa que agiliza mucho el trabajo. Anteriormente se utilizaban coordenadas para trabajar y ahora el proceso es mucho mas intuitivo y al alcance de todos.

El programa más utilizado para animar es Autodesk Maya que ofrece herramientas para dibujar por encima de la animación para corregir las poses  o crear botones para facilitar más aún el trabajo de los animadores y que en ENTI-UB utilizan también nuestros estudiantes.

No hay duda que Pixar ha marcado un antes y un después tecnológicamente, pero también inspiró a muchos niños y niñas que vieron Toy Story y despertaron su lado más creativo.

Elisabet Fonts, profesora de Animación 3D para Actores Virtuales en ENTI-UB